Ángel Hurtado


Me llamo Ángel y nací en Donosti, aunque la mayoría de mi vida residí en Andoain. Mi vida familiar hasta los doce años paso como la de cualquier niño, cuidado por mis papás con todo el amor que ellos tenían hacia cada uno de los tres hermanos. Con cuatro o cinco años ya mostraba un egoísmo muy evidente, siempre buscaba que los demás me diesen y si no, “las montaba gordas”. En el colegio los profesores veían en mí la rebeldía, la pereza y decían que era un vago que obedecía solo cuando me iban a castigar. Pero al mismo tiempo era un niño con muchos complejos, en ocasiones por el mismo miedo o la vergüenza me llegué a hacer mis necesidades encima. Esta situación solo empeoró con el crecimiento. En mi casa, el consumo de alcohol y tabaco era normal, así que el día de mi comunión experimenté mi primera borrachera, con tan solo nueve años. Durante ese tiempo comenzaron a asomarse nuevos temores que acabaron por inundar mi vida. El egoísmo innato en mí me llevó a tomar lo que no era mío y así es como comencé a quitarles dinero a mis padres de sus carteras, mi primer contacto con el robo. Llevaba una vida llena de ansiedad que me resultaba insufrible, el único escape era desahogarme con mis “colegas” que compartían la misma situación. A los doce años, cuando ya llevaba un año como fumador, comencé a probar el hachís y a beber alcohol. Como la economía en casa era justa, empecé a trabajar con 13 años para tener dinero con el que mantener mis vicios. Así empezó mi declive como persona, cada vez consumía más; y de esta forma las drogas, la vida de la noche, el desenfreno que me parecían que eran mi libertad, me llevaron a una situación tremenda de querer hacer las cosas de una forma diferente y no poder. Mi carácter se fue haciendo cada vez más violento de modo que mi familia no me soportaba y yo a ellos tampoco,
en resumen, todo era una locura.
Mi vida era pura apariencia ante los demás. Aunque trabajaba y me relacionaba con las personas, estaba hundido en mi interior, era incapaz de dejar la vida de mentira y la dependencia de sustancias que vivía y todo ello me iba alejando más y más de mi familia. En esta condición, y sin dejar mis vicios, llegué al matrimonio. Mi matrimonio fue un desastre, y en este desastre llegó mi hija, a quien no pude ni sustentar debido a que mi egoísmo me llevaba a satisfacer mi propia necesidad por encima de la necesidad de mi hogar. Así, viviendo en adulterio, alcoholismo, drogas, desenfreno… llegó la separación. La separación terminó por llevarme a una gran depresión, que me enredó más en esa vida de miseria que llevaba.

Cuando me encontraba en este momento de mi vida, en marzo de 2000, mi hermana me propuso ir a un centro cristiano, y a pesar de que yo no veía la necesidad que ellos veían en mi de cambiar, dije que sí y el 11 de Abril del mismo año entré en el Centro Vida Nueva en Ibero. Al poco tiempo de ingresar en el Centro descubrí el amor de Dios del que ellos hablaban y el Dios a quien ellos amaban. La primera semana noté algo inusual que nunca antes había experimentado y es que me trataban con un respeto increíble, no sabía que ese trato hacia mi podía existir. Me encontré con algo que en mi vida anterior solo había recibido de mis papás, el amor, pero este amor era diferente, no sé como explicarlo, un amor que no esperaba nada a cambio, se me amaba a pesar de mi condición de delincuente. Sentía como que al pasar por aquella puerta principal del Centro en Ibero entraba en otro mundo, donde me hablaban bien, soportaban mi necedad y me corregían con mucho amor y cuidado. Este amor lo había considerado una utopía, pero las personas que vivían las 24 horas en ese lugar me demostraron que era real. Hombres y mujeres entregados al 100% para ayudar a salir adelante a una vida llena de basura como la mía. Con el tiempo mi vida fue transformándose gracias al testimonio de estas personas y a su amor incondicional. Poco a poco fui entendiendo que este amor es fruto de hombres y mujeres que han amado vivir obedeciendo a Jesús antes que vivir sus vidas para su propio deleite.
Y así es como este hombre pudo recibir a Jesús en su corazón,
porque vi a Jesús en sus propias vidas dándose por mí hasta el final.

Gracias al pastor Luis y Maricarmen por cuidarme y enseñarme con sus vidas. Gracias a mi amado Juan, por dar su tiempo y vida por mí. Gracias a su amada esposa Marga. Gracias a Juancruz, Alfonso, Pedro y a cada uno de los responsables por soportarme y por su paciencia. Y muchas gracias a Dios por rodearme de su amor todo este tiempo a través de estas personas. Hoy puedo decir que soy verdaderamente libre de aquella vida porque Cristo me ha hecho libre.

Comentarios

  1. Gracias por compartir Ángel cómo el amor de Dios ha llegado a tu vida y te ha transformado. Me uno a tu gratitud por estas vidas que Dios ha usado en tu camino a la restauración. A Dios, toda la gloria!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias amado esposo por abrir tu corazón de esta manera y exponerte a ser criticado.. juzgado .. y mal entendido.
    Yo testifica de ti que hoy no eres ese hombre... sino un hombre benigno que busca el bien y agradar con tus hechos y decisiones a nuestro amado Dios. Te amo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por abrir el corazón Ángel y contar tu testimonio de como Dios te rescató de tu vida anterior. Doy testimonio (aunque antes no te conocí) de que hoy eres un ejemplo de hombre para la sociedad, que vives para agradar a Dios y para servirle a El y a los demás. Siempre me bendice de ti, tu gozo y sonrisa constante, tus abrazos y tu pasión alabando al Señor. También, cómo no desaprovechas ni un minuto que puedas estar con los chicos del centro para ayudarles, como otros hicieron antes por ti. Gracias por tu ejemplo humilde e imitable. Y gracias a nuestros pastores y a los responsables de este precioso centro que cada día se dan con amor que no espera nada a cambio, para que el sueño de Dios en esta tierra de rescatar vidas pérdidas acogiéndolas en Su Casa y hacerlos HIJOS/AS, SE CUMPLA!!!

    Josué Martín Fuertes

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por el testimonio Ángel me ha bendecido muchísimo.
    DIOS es bueno.

    ResponderEliminar
  5. ¡Gloria a Dios! Gracias Ángel por ser un testimonio vivo de la misericordia y el Poder de Dios. Sois una bendición para nosotros y estamos muy agradecidos a cada responsable del centro Vida Nueva por poder hacer posible que vidas como la tuya sean transformadas.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Angel, por querer dar la gloria a Dios de lo bueno que ha sido contigo, de como se ha manifestado a través del centro vida nueva, donde había y sigue habiendo hombres y mujeres dispuestos a obedecer el evangelio ayudando a personas por un amor que es Dios. Angel he podido ver en ti que para nuestro Dios nada es imposible el te ha liberado de ataduras y te ha hecho una nueva persona. Un abrazo Pedro Hinojosa
    .

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ángel! Soy totalmente de la misma gratitud a todos los responsables del centro...gracias por mostrar tu corazón.

    ResponderEliminar
  8. Nuestro Dios es maravilloso. No rechaza a nadie. Gracias Ángel. Veo en tu vida la Gloria de Dios.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Ángel sois una vendbendi para nuestra familia tu y tu esposa como vives agradecido todos los días y eso se nota a todos los que estamos cerca de ti gracias por vivir como un hijo en tu casa en donde Dios te ha echo nuevo y te ha dado dignidad eres una bendición!!! Un abrazo grande Raquel lorite

    ResponderEliminar
  10. Aleluya Dios es grande y su gracia permanece para siempre

    ResponderEliminar
  11. Gracias Ángel! Se puede ver el testimonio de Jesús en ti, en como ahora también te das con generosidad para ayudar a otros.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Ángel por permitirnos ver un poco de la vida que tuviste antes de llegar a Vida Nueva. Gracias, porque no hay duda de que tu transformación no es fruto de una buena terapia o medicación... sino sólo del puro Amor y Gracia de Dios, de Su intervención a través de preciosas y valiosísimas personas que dan todo por servir a Su Dueño, a Su Amado Padre. Es un privilegio ver cómo desde tu rehabilitación has dado y sigues dando de lo que primero has recibido, y es muy esperanzador para otras personas que viven sin vivir... Gloria a Dios, porque nada hay imposible para Él.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a DIOS VIVO Y TODOPODEROSO por sus manos aqui en la tiera. dispuestos en. cada momento suplir con AMOR SIN CONDICCION a toda y cada de las necesidades de cada uno que pide ayuda y por la Gracia de DIOS recibimos atraves de los ejemplos de nuestros mayores y PASTORES .
    GRACIAS Angel por dar tu testimonio como carta escrita por DIOS ,abierta y expuesta para que se VEA de los que tienen ojos para VER .Y a los que no tienen vista-. Pidan y se os dara !
    DIOS ES SOBERANO

    ResponderEliminar
  14. Ángel es maravilloso ver cómo Dios ha transformado tu vida y ha formado Su carácter en ti.
    Gloria a Dios por tu vida. Es un regalo tu generosidad al abrir tu corazón.
    Te amamos

    ResponderEliminar
  15. Gracias por este increíble testimonio Angel!!!
    Realmente Dios es bueno y Su misericordia y gracia para con nuestras vidas es sin fin!!
    Ahora vivimos solo para estar agradecidos y servirle a El y aprender de otros tantos hermanos en la fe que han entregado totalmente sus vidas por causa de este evangelio y de servir a Jesucristo.
    Gracias a Dios por esta preciosa comunidad de rehabilitación que es un trozo de Su Gloria en el cielo.
    A Él sea la gloria por siempre.🙌

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Ángel por tu testimonio! Es un regalo poder ver como te dejas usar por Dios en tu día día , dándote y derramando lo que Dios te ha dado sobre la vida de otros. Gloria a Dios por tu vida!!

    ResponderEliminar
  17. Gracias Ángel por tu sinceridad y honestidad. Por humillarte para que Él sea glorificado. Gracias por abrir tu corazón y exponer tu vida pasada. Hoy eres un hombre nuevo y vives para el que te dio la nueva Vida. Para el Señor. Al que honras y sirves con todo tu corazón. Eres un hombre digno de confianza. Esforzado y valiente. Gracias por tu fidelidad.

    ResponderEliminar
  18. Ángel, muchas gracias por la valentía con la que has abierto el corazón para que se vea la Gloria de Dios y Su obrar. Me bendice mucho la franqueza y honestidad con la que describes esa obra preciosa de Dios en tu vida y tu gratitud tanto a Dios como a los responsables del Centro. Gracias por vivir con gozo el evangelio y haberte comprometido con él ¡Eres una bendición!

    ResponderEliminar
  19. Muchísimas gracias por compartirlo y abrir tu corazón...

    ResponderEliminar
  20. Carmen gonzalez ruiz21 de marzo de 2019, 12:57

    Gracias Angel por compartir tu testimonio con tanta sinceridad, gracias por dejarnos ver de cerca como dios sigue restaurando vidas y haciendo milagros hoy en día en vidas como la tuya que se ha fiado de Dios y decidiste obedecerle, hoy eres luz para muchos y junto con tu esposa un matrimonio digno de imitar, sé que vivís para servir a Dios y dar de gracia lo que habéis recibido de gracia. Gloria a Dios una vez mas porque nada hay imposible para El.

    ResponderEliminar
  21. Gracias!! por compartirte y ser generoso. Gloria a Dios!!. Abrazote!!

    ResponderEliminar
  22. Gracias por contar lo que Dios ha hecho en tu vida a través de hombres y mujeres que viven un verdadero evangelio. Podemos ver en tu vida como no hay nada imposible para Dios y como en Vida Nueva tuviste la oportunidad de ver el amor de Dios hacia tu vida y tú lo haces con otros. Dios te siga bendiciendo

    ResponderEliminar
  23. Gracias Dios habla a través de vidas vivas la Gracia y Gloria para El

    ResponderEliminar
  24. Sinceramente, es confrontante ver que todo ese amor que recibiste de Dios y de los responsables del centro lo das continua y diariamente a todo aquel que te rodea. Vives el Evangelio allá donde estés dando ese amor a todo aquel que quiera recibirlo sea fácil dárselo o no y esto hace que seas un verdadero ejemplo de hijo de Dios en la tierra.
    Gracias por abrir así el corazón porque si no nos lo contases tú no creo que pudiéramos creerlo dicho por otras personas.

    ResponderEliminar
  25. Gracias ángel por abril tu corazón contando ése testimonio de lo que a hecho Jesús cristo en tu vida y sigue obrando en tu vida siendo todo un ejemplo que el señor te bendiga

    ResponderEliminar
  26. ¡Muchas Gracias! Poder escuchar estas palabras llenan mi corazón de fe. Verdaderamente ha sido Dios quien ha intervenido y ha usado personas del Centro Vida Nueva para que seas transformado. Yo también me quiero unir a tu gratitud por cada persona que está allí invirtiendo su tiempo y trabajo.

    ResponderEliminar
  27. Muchísimas gracias Angel por abrir tu corazón de esta preciosa manera, me bendice muchisimo ver el amor de Dios obrando atravez de vidas de carne y hueso es una muestra de Su gloriosa gracia que por amor derrama en nuestros corazones. Eres una gran bendición amado! Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias Angel por abrir tu corazon para mostrar la gloria de Dios, es realmente precioso ver la obra tan rande que Dios ha echo en ti, me bendice muchisimo el gozo que Dios te ha regalado y que tanto se refleja en ti, tu entrega y servicio eres un gran ejemplo vivo.
    Porque nada hay imposible para Dios y tu vida es otra muestra de ello GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  29. Eres muy valiente al contar todo esto públicamente, no cualquiera se atrevería, muchas gracias por hacerlo porque lo que cuentas es una inspiración para todos. Yo sé que hoy eres un hombre muy trabajador, cuidador de tu familia y cariñoso con ella, entregado en dar bien a los demás y libre de ese pasado que relatas. No hay duda de que nuestra sociedad sería un lugar mucho mejor si hubiera más hombres como tú. Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. María Jesús Obregon25 de marzo de 2019, 4:28

    Gracias Ángel me ha bendecido mucho tu testimonio.Gracias ha Dios por mi hermano de la Fé.Gracias ha Dios po el Centro Vida Nueva donde se restauran tantas vidas , entre ellas mis hijos y yo,no hay nada imposible para Dios

    ResponderEliminar
  31. ¡Muchísimas gracias Ángel! Primero por ser valiente para contar no lo bueno de uno, sino lo vergonzoso, lo malo, lo que no nos atrevemos a reconocer. No te conocí en esa vida anterior, y por eso, si no me lo dices tú, no te creería. Porque cada vez que te veo veo tu sonrisa, tu abrazo fuerte, intenso, de amor. Tus palabras siempre de agradecimiento, siempre recordando que ha sido Dios el que te ha cambiado, y en quien confías. Eres una bendición para mi vida, varón esforzado y valiente. Eres un testimonio más de que el único que puede cambiar las vidas por completo en Dios. Y también de que existen personas muy cerca que siguen el ejemplo de Jesús de darse a los demás incondicionalmente. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  32. Ángel, ¡gloria a Dios!. Muchas gracias por contarnos cómo Dios te ha transformado y como te ha a amado, te ha cuidado y te ha enseñado a través del Centro Vida Nueva. Ahora eres un hombre digno de imitar que nos bendice con una vida de obediencia, de humildad, de fe y de generosidad. Gracias por darte así como los demás se han dado por ti. ¡Eres todo un ejemplo!

    ResponderEliminar
  33. Gloria a Dios Ángel. Gracias por descubrir la ruina que eras antes para dar todo la gloria al Señor. Realment no tornes ningú parecido con el viejo angel, eres un hombre compasivo, generoso, obediente y valiente para vivir y hablar del evangèlic de Jesucristo. Eres una beneficiïn para todo el que se a cerca a Ti . Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. ¡Gracias por contar tu testimonio, Ángel! No te conocí antes pero sí puedo decir que tu vida le da la gloria a Dios y que es un regalo estar contigo. Me encanta el gozo y el amor que transmites y como vives para hacer con otros lo que otros hicieron contigo.

    ResponderEliminar
  35. Gracias por poner voz al evangelio, que ha transformado tu vida. Estoy seguro, que muchos al leerlo, se llenarán de esperanza al descubrir en tu historia... ¡que ellos también pueden ser transformados!

    ResponderEliminar
  36. ¡Qué glorioso es ese evangelio y qué realidad es! Gracias Ángel por abrir el corazón con tanto detalle y claridad. Gracias porque hoy eres un ejemplo para mí vida. Me bendice mucho ver el gozo que Jesús ha puesto en tu corazón, y es un regalo ver cómo buscas agradarle con tanta pasión. Gracias por cada vez que nos transmites ese mismo amor que un día te dieron. Es un regalo poder estar cerca de ti y de tu amada esposa. Sois un regalo! Os quiero mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario